5 Conclusiones de Cómo los Distritos Escolares Luchan contra el Hambre en las Comunidades Latinas este Verano

Cuando termina el año escolar y los niños se van de vacaciones de verano, es mucho más difícil llegar a ellos con las comidas que necesitan. Esto ejerce una tremenda presión sobre los presupuestos familiares, que ya están lidiando con las consecuencias económicas del COVID-19. El desafío ha recaído particularmente sobre las familias latinas debido al impacto desproporcionado de la pandemia en esta comunidad. 

Este artículo también se encuentra disponible en inglés

No Kid Hungry organizó esta semana un panel informativo para medios en español con interpretación simultánea al inglés. La presentadora de Univision, Carolina Sarassa, dirigió la discusión con líderes de distritos escolares a lo largo del país, quienes compartieron cómo adaptaron sus programas de comidas de verano para enfrentar esta crisis de forma directa, y cómo continuarán sirviendo como un salvavidas para los niños y sus familias este verano.

Aquí 5 conclusiones del evento:

La comunidad latina ha sido afectada de manera desproporcionada por la pandemia de COVID-19, desde el punto de vista de la salud, y el económico, aumentando el largo historial de las disparidades sobre la inseguridad alimentaria.

“El distrito es 86% latino, y muchos son de bajos ingresos. Cuando oímos que el COVID estaba haciendo interrupciones en los trabajos, sabíamos que nuestras familias nos iban a necesitar’, dijo Eric Enciso, Director de Servicios de Nutrición del Distrito Escolar Unificado de Colton, en el condado de San Bernardino, California. “Esto era claro cuando fuimos a un sitio que estábamos repartiendo las comidas y miramos toda una fila de autos que era toda una calle entera ... Las personas nos decían ‘muchas gracias,  perdimos unos horarios en el trabajo o perdimos el trabajo entero y esto es una gran ayuda’. Y era claro cuando nos fuimos de ese sitio que íbamos a tener que abrir más sitios”. 

“Se estima que actualmente el 39% de familias hispanas con niños enfrentan hambre en comparación con sólo el 15% de las familias blancas”, dijo Jeannine Ríos, de No Kid Hungry. “Es por eso que No Kid Hungry ha aumentado drásticamente nuestras subvenciones para apoyar los programas de comida y trabajamos para promoverlos a través de todo el país al igual que los diferentes recursos bilingües”.

Existen barreras únicas que impiden que las familias latinas accedan a las comidas gratuitas de verano para sus hijos, desde la falta de conocimiento sobre las comidas, hasta el acceso a la información en su idioma, y los temores derivados de políticas antiinmigrantes anteriores.

“Muchos de nosotros, de nuestras familias latinas han enfrentado obstáculos”, dijo Lucía Abernathy, Supervisora de Distrito, Oficina de Servicios de Alimentos y Nutrición, Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York. “Las familias  latinas temen de venir a tomar provecho de nuestro programa porque tienen temor de que les preguntemos por identificación, o cualquier pregunta personal... Eso no es así. Nosotros no preguntamos preguntas. Ofrecemos desayuno y almuerzo gratis, totalmente gratis a toda la comunidad en la ciudad de Nueva York”.

“Es importante llegar a nuestra familias ... trabajamos en conjunto con la comunidad escolar para llevar esta información a los hogares de nuestras familias”, dijo Abernathy. “Este verano, tenemos promoción en carteles, en los buses, en paradas publicas, en español e inglés. Los estudiantes llevarán el último día de escuela, volantes a la casa que se mandarán de las escuelas a los padres para que ellos sepan la información que necesitan donde las comidas van a estar servidas, y en el horario que vamos a servirlas”.

La capacidad de las escuelas para adaptarse rápidamente a la situación actual, comprendiendo las necesidades de la comunidad y utilizando medidas innovadoras, les permitió llegar y servir mejor a toda la comunidad.

En San Bernardino, esto significó añadir comidas adicionales para que las familias pudieran tener suficiente para los fines de semana, cuando los servicios no están disponibles. El  Distrito Escolar Unificado de Colton también expandió sus esfuerzos para llevar comidas a estudiantes que no tienen un domicilio y viven en moteles. “Nos pusimos a pensar, estos niños no tienen carro para ir a recoger la comida, cómo vamos a llevarle la comida a ellos”, dijo Enciso. Hablamos con la oficina  y nos dieron derecho para ir. Pusimos nuestra mesa y fuimos a tocarle las puertas. Cuando vinieron los niños, ¡qué emoción! Para nosotros era comida sencilla, pero para ellos era un desayuno. Te da mucho orgullo”.

En el caso de Abernathy en la Ciudad de Nueva York, ellos expandieron sus servicios. “Este verano del 2021, por la extensión de flexibilidades federales que todavía tenemos, de la pandemia, podemos extender nuestros programas de verano de comidas totalmente gratis, a no costo para ningún niño ni ninguna persona, a los adultos. No solo 18 años y menores, pero también a toda la comunidad adulta”.

Es importante trabajar con socios comunitarios para hacer que las comidas de verano estén accesibles para todos.

“Háblele a la ciudad. Diles ‘queremos servir al público en tu parque’ porque esto es un trabajo que todos quieren hacer y que nos da orgullo hacerlo y la comunidad va a los parques, ahí están”, dijo Enciso sobre la experiencia de su equipo en el condado de San Bernardino cuando le preguntaron qué consejo podría dar. “Es un sitio perfecto donde puedes dar la comida, y luego pueden jugar un ratito... Les aconsejo que hablen con la ciudad porque ellos son importantes para que lleguen a más personas en la comunidad”.

La concientización es clave. 

Una de las formas más importantes en que las organizaciones, las escuelas y los medios de comunicación pueden ayudar a que las comidas lleguen a los niños que las necesitan es informando a los padres sobre dónde encontrar comidas saludables gratuitas para sus hijos durante el verano. Aún después de que el año escolar termine, los programas de nutrición escolar permanecieron abiertos y están disponibles durante los meses de verano.

“Estos programas están a disposición en todo el país por medio de las escuelas y organizaciones locales independientemente del ingreso o estatus migratorio”, dijo Ríos. “No Kid Hungry ha lanzado una línea de mensajes de texto para ayudar a las familias para encontrar estas comidas gratuitas y otros recursos. Las personas pueden enviar un mensaje de texto con la palabra “COMIDA” o “FOOD” al 877-877 para encontrar los lugares más cercanos donde se está repartiendo alimentos, o pueden visitar NoKidHungry.org/Ayuda para encontrar comida en su área”.

“Esos grupos que quieren llegar más a nuestros hogares, especialmente los latinos, deben correr la voz”, dijo Abernathy. 

Panelistas:

  • Eric Enciso
    Director de Servicios de Nutrición
    del Distrito Escolar Unificado de Colton, en el condado de San Bernardino, California.
  • Lucía Abernathy
    Supervisora de Distrito
    Oficina de Servicios de Alimentos y Nutrición
    Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York.
  • Jeannine Ríos
    Gerente Principal de Programas
    No Kid Hungry.